Libros § Si una noche de invierno un viajero, de Ítalo Calvino

calvino

¿Es lo mismo un lector que un amante de los libros? Calvino, quien ha estado de los dos (e incluso tres) lados de ese imperecedero objeto que sigue despertando fanatismos, nos dice que no, pero que, sin embargo, pueden convivir en una misma sensibilidad, no más que distintas aristas de una misma realidad.

Para todos aquellos que aman los libros y su trasfondo múltiple es esta novela de Calvino, ideal. La estructura se presenta como un desafío al lector, interpelado desde la primera página, situado como protagonista de la aventura que se dispone a comenzar. En todo momento el lector está en el centro de la trama, no solo por el vocativo “lector” que le endilga desde numerosos párrafos y que lo invoca de forma directa, sino que también por el tiempo presente del relato. La figura del lector está presente en la historia misma, que parece preguntarse ¿qué quiere el lector? ¿qué espera de una novela? ¿qué le gustaría encontrar allí? La respuesta que da Calvino podría ser: el lector espera una expectativa, el retraso constante del goce, que como el amante difiere, en pos de una recompensa mayor: que el libro no termine. Claro, esto a condición de no darle un cierre, de no encontrar una conclusión. Se podría resumir como la esperanza del lector, que a su vez encarna su peor pesadilla: ver la historia truncada, desviada no una, sino diez veces. Algo, a primera vista, mucho más cruel que los giros de Henry James en trabajos como Los papeles de Aspern o La figura en el tapiz, donde le dice sin inmutar el gesto a quien lo lee: “te has confundido, buscabas encontrar algo que no importaba: has estado distraído durante todo el viaje pensando en la meta, pero la meta es una utopía, siempre más allá y así es como te perdiste de disfrutar el paisaje”.

Calvino quizás se empeñó en llevar al extremo la idea presente en unas líneas de Borges: “he renunciado a las sorpresas de un estilo barroco; también a las que quieren deparar un final imprevisto. He preferido, en suma, la preparación de una expectativa”.

Más allá de las intenciones, crueles o satíricas al truncar sucesivas historias, el ejercicio de Calvino nos deja repensar cuestiones metaliterarias, desde una estructura en abismo, un relato que no deja de referirse a sí mismo y a sus procedimientos, algo que generaría la algarabía extrema de los primeros formalistas. En la novela se pueden encontrar debates internos sobre nociones lingüísticas y literarias como el eterno problema del autor, las relaciones prácticas y materiales que rodean al libro más allá de su significado, los distintos tipos de lectores y lecturas que justifican esta particular y profusa industria cultural, e incluso la traducción, tan cercana a lo apócrifo.

Recomiendo Si una noche de invierno un viajero a los amantes de la literatura y de todos sus intersticios, en mayor o menor medida, ocultos.

 

 

Anuncios

Misiones, una tierra mágica para explorar

De la infinidad de paisajes sorprendentes que esconde la Argentina, uno de los destinos obligados es la provincia de Misiones. Una aventura en plena selva, viva explosión de naturaleza.

Parque Nacional IguazúPor supuesto que las Cataratas se presentan como el ícono de esta tierra, y, desde ya, es una experiencia fascinante recorrer el Parque Nacional Iguazú, reconocido como una de las siete maravillas naturales del mundo. La fuerza del agua que cae infinita, el poder del sonido imponente, la vegetación plena de este lugar conmueven el espíritu en una demostración de la magnificencia implacable de la naturaleza.

Pero también existen otros puntos de interés que no podemos obviar en el recorrido. Las ruinas de San Ignacio, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, perduran desde el S. XVII sumiéndose mansamente en la vegetación intensa, pero conservando la magia del paso remoto del hombre. San Ignacio Miní forma parte del circuito de reducciones jesuíticas ubicadas en Misiones, Corrientes y también en Paraguay y Brasil.

EParque Nacional Salto Encantadol Parque Provincial Salto Encantado está a 8 kilómetros de Aristóbulo del Valle y es otra perla escondida en el corazón mismo del litoral argentino.    Recorriendo los senderos, plenos de una tupida vegetación que atraviesan la ignota selv a, llegamos a hermosos parajes donde el agua forma piletas naturales, como el Salto La Olla, el Salto Picaflor y el Salto Escondido. Algunos de los caminos por los que hay que transitar tienen un nivel de dificultad medio, e incluso alto, y requieren un esfuerzo físico considerable y una condición adecuada, sobre todo después de lluvias, cuando el barro hace que el piso esté resbaladizo.

En Garuhapé, a mitad de camino entre Posadas e Iguazú por la ruta 12, conviene hacer una parada para conocer la paradisíaca Gruta india, un complejo municipal donde se puede pasar el día e incluso acampar. El complejo se encuentra a la vera del Salto 3 de mayo y frente a una enorme gruta como marco ideal de esta belleza natural.
DSC04762Los pueblos pequeños y modestos son sorpresas del camino. Para quienes vivimos en grandes ciudades, recorrer las calles tranquilas de lugares como Wanda, Oberá o Montecarlo resulta un reposo de la mente, de días ajetreados y veloces, es una vista de modos distintos de existencia, un ritmo más pausado y un tipo de relaciones que ya desconocemos insertos en el anonimato masivo de la ciudad.

Más información en: http://www.turismo.misiones.gov.ar/

Libros § La elegancia del erizo, de Muriel Barbery

Si es cierto que la obra es una totalidad, también lo es que pueden diferenciarse aspectos que probablemente reciban críticas dispares.
La novela de Burbery es entretenida, de prosa poética y lectura fluida gracias a su estructuración en capítulos cortos.

La historia, narrada por los dos personajes principales, divide las voces en la de Renee, por un lado, la portera de un edificio de alta categoría, quien esconde en su aspecto rústico un interior elegante, sabio y refinado espíritu; por otro lado está la voz de Paloma, una niña de doce años cuya inteligencia (o mejor dicho, conocimiento) excede la de cualquier adulto universitario y quien busca la belleza y el sentido de la vida en una carrera contra un plan suicida un tanto caprichoso.
Los dos personajes se adivinan como dos mitades del alter ego de su autora, así como el recorrido filosófico su descargo académico divulgativo. Si bien algunos pasajes desentrañan derivas de pensamiento interesantes, algunos de ellos exceden, quizás, lo intrínsecamente necesario a la narración y aparecen por el mero hecho de aparecer. Por momentos resulta difícil seguir algunos planteamientos para un público si académico, no filósofo, sin embargo, otros se complementan y articulan perfectamente dando un gusto especial y una profundidad al relato. Varias imágenes están muy bien logradas y perduran en la mente, la de la camelia en el fango es una de ellas.

La mayor crítica que merece esta historia es la construcción poco creíble de los personajes, sobre todo porque todas sus características son anunciadas más que mostradas, como un producto elaborado y arrojado ya digerido a un público medio – mid cult diría Eco – que no puede o no quiere esforzarse mucho en captar al personaje. Así Paloma declara, en un gesto repetido también por Renee, que ya predispone a considerarla petulante: “yo soy muy inteligente”, enunciado que de allí en más no se demostrará con una inteligencia práctica, sino con el detalle de gustos y consumos culturales y citas eruditas poco probables de recitar por una niña de nivel primario.
También los motivos de Renee son poco probables: una excusa aniñada la convence de ocultar en el papel de portera (o su propio estereotipo de lo que debe ser una portera) su inteligencia prodigiosa y autodidacta. Tomando este juego muy a pecho se esmera en producir una tosquedad propia de su puesto.
El resultado de esta manera de definir las identidades es, por muchos momentos, una puesta en escena que se termina por ver a la distancia.
Por supuesto, la historia de princesas incesantemente reeditada por las novelas de la tarde no podía dejar de estar presente aquí. El buen y millonario príncipe que rescata a la criada llegará, más no sea para salvar su alma.
Los dos personajes, al fin, llevan en sí el germen de la soberbia propia de los seres que, dignos a rebajarse para ayudar a las mentes bajas y confundidas, tienen una percepción tan elevada de sí mismos que deben esconder su verdadera naturaleza y precaverse so pena de misterioso castigo.
Un final un poco golpe bajo, un poco melodramático y por demás innecesario quizás logre su efecto y arranque una lágrima al lector sensible.

Ciertamente, el libro consigue realizar la intención artística: conmovedor, por momentos, puerta a la reflexión, en otros.
Un best seller con notas filosóficas para sentir que no se desperdicia la lectura del verano.

Minientrada

Series § Black Mirror, la tecnología anda suelta

La tecnología se toma como eje en los capítulos de esta serie, pero es sólo una excusa para dar paso al relato de las mismas miserias humanas de siempre, las mismas a que venimos asistiendo desde los griegos, Shakespeare y Balzac. La tecnología es solo una nueva herramienta en la que caemos como especie rota. Pasen y vean: las promesas digitales no son más que una nueva jaula.

Son sólo seis los capítulos de esta serie de unitarios que logra cruzar de manera sorprendente buenas actuaciones, un guión acertado, cinismo por demás y la frescura necesaria en un mundo audiovisual que no para de repetirse.

La sátira tecnológica es el pretexto para mostrarnos en un espejo negro y con extrema mordacidad nuestras debilidades, que no por manifestarse de un nuevo modo y con nuevas posibilidades, dejan de ser las mismas. Extorsiones, violencia, humillación, inseguridad, nuestro modo irremisible de insertarnos en la manada ciegos de criterio.black

La “democracia” de las redes sociales, los miles de ojos testigo: un nuevo panóptico sin centro, la memoria artificial infinita, la vida absolutamente digital, son todas promesas de un nuevo paradigma que consentimos sin preguntarnos dos veces. Pues esta es una oportunidad para hacerlo, la serie expone esos cabos sueltos que a Microsoft y Apple no les gustaría admitir.

Black Mirror es una serie ineludible para repensar la comunicación y lo humano, una cacheteda que se recibe con gusto porque es la que nos despierta de un mal sueño.

Ver Black Mirror:

http://black-mirror.seriespepito.com/

Ver trailer de la cuarta temporada:

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ke5AKVtvkdc

Vídeo

Videos § Man, un espejo donde no te gustaría mirar

Steve Cuts nos acerca en solo tres minutos y medio un reflejo de nuestra civilización. Cínico, tétrico, trágicamente acertado. Genialmente acompañado por la obra de Edvard Grieg “En la gruta del rey de la montaña”, el hombre resume en este cortometraje su evolución sobre el planeta hasta la civilización actual. Una carrera contra la naturaleza y el entorno cuyo resultado sea más que probablemente su aniquilación.

Con trazos simples pero muy expresivos, Cuts presenta al hombre, representante de la humanidad hace 500.000 años, que desde su primer contacto con otros seres – un bichito, por ejemplo – resuelve, con su decisión, el curso que dará a toda su relación con el entorno, esta es: la destrucción. Aplastando al otro con aire satisfactorio encuentra el secreto goce de sentirse poderoso, de articular a todos y todo en función de sus exclusivas necesidades. No importa si el otro es un bicho, un animal u otro hombre, el Hombre procede de la misma manera: destruyendo, contaminando, agotando recursos, asesinando, en una lúgubre danza sin pudor.

El hombre perfecciona su tecnología de matar, afina técnicas de tortura, pule nuevas maneras de generar desperdicios cada vez menos biodegradables y cierra, empastando de cemento, los poros de esta tierra que ya casi no respira.

El reflejo que Cuts nos propone a todos es una denuncia contra la manera en que nos manejamos como especie, un grito desesperado a la conciencia, una autocrítica ineludible que debemos llevar a cabo y aplicar en la vida cotidiana; porque ya estamos muy cerca de ser los reyes de una montaña de basura tóxica.

Sin título-1 copia

Ver Man, de Steve Cutts

http://www.youtube.com/watch?v=WfGMYdalClU

Purmamarca: la tierra virgen en una explosión de colores

El paisaje inigualable donde descansa este pequeño pueblo tranquilo, parece el lienzo de un maestro pintor. El tiempo se detiene en calles de tierra y casas de adobe por cuyo borde se recorta un cielo puro de estrellas. A 65 km de San Salvador de Jujuy por la ruta 9, llegamos a Purmamarca, un destino único, otro de los rincones más espectaculares de la Argentina.

La arquitectura  de origen prehispánico se mantiene igual desde el siglo XIX, el trazado urbano se proyecta desde la Iglesia Santa Rosa de Lima, que data del año 1648, declarada monumento histórico nacional. La plaza, frente a la iglesia, alberga una feria artesanal donde se pueden adquirir productos típicos norteños como tejidos, vasijas, instrumentos y dulces regionales.

Se puede encontrar alojamiento y gastronomía para todos los gustos y bolsillos, desde campings bastante precarios hasta hoteles de categoría. A la hora de comer encontraremos puestos de venta ambulante, restaurantes elegantes y bodegones donde los valientes se atreverán a probar platos típicos como el guiso de llama y los más conservadores encontrarán las conocidas humitas en chala.

DSC01771Lo que hace único a este pueblo es la combinación cromática dada en el Cerro de los Siete Colores donde cada capa representa una era geológica. Cuando visites el pueblo, no dudes en subir al cerro y adentrarte un poco entre las montañas donde podrás entrar en contacto con los maravillosos y caprichosos colores de la naturaleza en su estado puro.

Más información en:

http://www.turismo.jujuy.gov.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=2:purmamarca&catid=1:quebrada-de-humahuaca&Itemid=32

Quebrada de las Conchas, un recorrido sublime

“Para el que mira sin ver, la tierra es tierra nomás”

Atahualpa Yupanqui

Saliendo de Cafayate hacia el norte por la ruta 68 se ingresa a la Quebrada de las Conchas, que toma este nombre del río que la recorre. Una ruta panorámica para transitar despacio, deteniéndose a conocer los atractivos naturales, sacar fotos y sentir la energía de la tierra.

Un camino de curvas pronunciadas es el escenario del magnífico paisaje al que asistimos. Formaciones geológicas caprichosas, moldeadas por los años y el viento, testigos de nuestro paso insignificante en las entrañas de la tierra cobriza.

El anfiteatroEl anfiteatro es una de las atracciones del camino, una cueva que se abre paso en las rocas, donde se advierte la pasada presencia de una cascada que fue erosionando su interior. Allí la acústica es algo sobrenatural, pero no más que la energía que se siente. Una energía especial capaz de acongojar a los visitantes ante la maravilla magna de la naturaleza. Si tenemos suerte se podrán oír músicos locales tocando música tradicional en quena y guitarra, y esta es una experiencia que debemos permitirnos vivir.

Más adelante la llamada Garganta del diablo DSC01515es otra parada obligada. El cañón estrecho y profundo, invita al ascenso a través de rocas salientes para acercarse al fondo, donde encontraremos una pared de roca casi vertical que semeja una laringe. Los primeros tramos de ascenso son simples, pero el nivel de dificultad se incrementa al ir avanzando. Se debe tener mucha precaución y tener calzado adecuado.

Ojotas no

Este es, sin duda, uno de los rincones más bellos de la Argentina.

Más información en:

http://www.argentinaturismo.com.ar/cafayate/quebrada-del-rio-de-las-conchas.html