Dietas: un asunto serio

Las dietas están de moda, solo basta con ver cualquier revista de belleza en que la particular disposición gráfica o línea editorial le haga asociar inconscientemente la figura en tapa de una señorita de silueta perfecta con la última dieta promocionada. Pero la realidad es que no existen soluciones mágicas para lograr un cuerpo saludable y en buena forma.

Las dietas no son más que un tratamiento, y como tal deben buscarse en relación con las necesidades particulares de cada uno.  Su implementación no debe tomarse a la ligera ya que puede producir desequilibrios y serias deficiencias al funcionamiento normal del cuerpo. El alimento exige respeto porque se transforma en lo que somos y en cómo nos sentimos. Hay dietas para bajar de peso – estas son las más conocidas -, dietas para subir de peso, dietas para quienes tienen el colesterol alto, que evitarán las grasas; otras para celíacos, que no admiten gluten, también existen suplementos dietarios especiales para quienes tienen deficiencias enzimáticas o de vitaminas.  El cuerpo es una máquina química en perfecto equilibrio, por lo tanto lo ideal es estar atentos a las deficiencias nutricionales, así como también nunca privarlo de elementos indispensables para su funcionamiento al perseguir como único objetivo la belleza. Siempre es conveniente y totalmente recomendable consultar con un profesional certificado, quien solicitará al paciente diversos estudios para poder establecer una dieta beneficiosa para su organismo.

Sin embargo, hay algunas cuestiones básicas que todos podemos implementar para sentirnos y vernos mejor. El ejercicio moderado es la primera recomendación, por lo menos tres veces por semana, fortalece el tono muscular, quema grasas, favorece la circulación y el sistema respiratorio, conserva flexibles las articulaciones. Tomar dos litros de agua por día mejora el aspecto de la piel y mantiene funcionando los riñones. Siempre es recomendable consumir alimentos orgánicos que no estén modificados genéticamente, evitar las grasas trans, los químicos y conservantes. Comer variado, lento, masticar bien para una mejor digestión y nunca en grandes cantidades sino que es preferible comer porciones chicas respetando las cuatro comidas diarias incorporando, si es necesario, alguna colación. El lector debe recordar que la real belleza es síntoma de una buena salud.

Notas relacionadas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s